Sissy Amante De La Lencería

HOMBRE AMANTE DE LA LENCERÍA marinatvfem@yahoo.es Tengo 60 años y estoy casado. Llevo muchos años usando ropa interior femenina. Me encanta la sensación del nylon sedoso en mi cuerpo. También duermo con un largo camisón de satén todas las noches. Me siento muy cómodo llevando mi lencería femenina. Tengo una gran colección de lencería: bragas, sujetadores, camisones, corsetes, medias… También me gusta salir en público vistiendo vestidos, blusas, faldas, etc. En casa, me pongo los camisones de mi mujer todo el tiempo. Me encanta usar ropa interior de nylon y un camisón para dormir, logro siempre el mejor sueño. Muchos días uso ropa interior femenina todo el día. Me encanta la sensación del nylon frotando mi piel. Me encanta usar bragas y sostenes como compañeras de mi feminidad. Me encanta estar desnudo y con ropa de mujer. Disfruto de ellos. Me gusta tocar mis tetas y pezones a través de la licra de mi ropa interior. Me gusta sentir el sujetador suave sin relleno sobre mi pecho y pezones. Me encanta sentirme apretado o esclavizado por las bragas y los tirantes de las medias. Estoy feliz de haber empezado a usar fajas, corsés y medias; disfruto de la comodidad y de la prisión agradable que producen. ¡Todo es tan hermoso! Cuando tengo una erección con bragas, me masturbo y veo mi semen humedeciendo las bragas, lo que me hace tener una buena erección. Me han gustado las bragas desde que tengo memoria. Me excito incluso al tocarlas. Ahora mismo llevo un sostén conjuntado con una braga de color rosa. Además, ¡los calzoncillos de hombre no son tan cómodos como las bragas! Cuando me pongo un sostén y una braga me siento emocionado. Soy heterosexual, pero me encanta usar lencería. En particular, me encanta usar bragas y sostenes de microfibra, especialmente si son ajustados, debajo de mis vestidos, faldas y tops. ¡Son tan suaves y cómodos! Me encanta cómo me siento dentro de la suave, fresca y sensual ropa interior femenina. Anhelo tener la oportunidad de hacer el amor con mujeres llevando ambos lencería femenina sexy. Obviamente no sabía en qué me estaba metiendo la primera vez que me puse una braga cuando era niño. Todo empezó al mirar catálogos de lencería femenina de mis hermanas y, entonces vi las bragas, sujetadores, medias, camisones de satén rosado, etc. Sentí curiosidad por ver cómo me sentiría con ese tipo de lencería. Tras probarme las bragas y camisones de mis hermanas, después de mucho tiempo me inicié en su compra. El primer sostén que me probé fue un sujetador blanco sedoso de Victoria's Secret. Para mi sorpresa, tuve suerte y la banda y las tazas del sujetador me encajaban y apretaban perfectamente. Era una taza A, así que al no tener nada que sostener, las tazas eran al menos lo suficientemente pequeñas como para formar mi “pechito” mientras me frotaba con agrado mis pezones a través del tejido satinado y fresco. Mientras lo usaba, sentía la misma excitación y emoción que cuando me puse las bragas por primera vez. ¡Fue emocionante y me sentí esclavo de ellas para siempre! Algunas noches, dormía solo con un sujetador y bragas, ya que son muy cómodas y se sienten muy bien. Sin embargo, no mucho después de que todo esto comenzara, comencé a tener dudas sobre si lo que estaba haciendo estaba bien. Luché contra este problema, ya que estoy seguro de que muchos hombres de los que usan ropa interior también lo hacen. Siendo adolescente y sintiendo que no había nadie a quien pudiera pedir consejo, las cosas empeoraron. Por un lado pensé, esto no está bien. La lencería está hecha para las mujeres. Los chicos no usan ropa femenina. Los tipos que usan ropa femenina no pueden ser exactamente heterosexuales en ningún caso. Por otro lado pensé, ¿qué hay de malo en usar lencería? Claro que soy un hombre, pero el usarla no me ha hecho menos hombre que lo que soy. Todavía me interesan las mujeres. Resulta que tengo una relación maravillosa y delicada con la lencería femenina. Cada vez que luchaba con mi conciencia por esto, comencé a aprender que tenía que tomar una decisión sobre si mantendría mi aficción por esa hermosa ropa femenina o lo dejaría. Pensé que hay cosas mucho peores que podría estar haciendo. Durante estos períodos de conflicto, he tirado la ropa interior femenina muchas veces (creyéndome curado). Cada vez que tiraba la ropa interior me sentía estúpido y arrepentido, con fuerza para no volver a caer en esa compulsión por comprarla. Cuando tiraba la ropa interior, pensaba que era un estúpido y me sentía culpable por haberla comprado y tener este fetiche. Después de tirar la lencería femenina, estaba bien por un tiempo sin tenerla. Entonces, un día veía un escaparate de lencería femenina, una revista, unas bragas colgando… y volvía a querer usar lencería nuevamente. Podría haber mirado para otro lado o haber salido de la habitación, pero quería ver el anuncio, la revista o las chicas de la película con sus bellas fajas y sujetadores… Lo mismo me ocurría con cualquier otro anuncio, revista, escaparate de tienda de lencería que tuviera hermosas bragas, sujetadores, camisones, corsés… No hace mucho, decidí que no tenía sentido seguir luchando, ya que cada vez que iba sin sin braga, sujetador… más me gustaría volver a ponérmelo. Cuanto más intentaba suprimirlo, más quería usarlo. Al final, decidí seguir con este hábito y volvía a ponerme ropa interior de mujer. Hoy en día, ya sin ninguna culpa y con total y alegre aceptación “vestir lencería femenina lo encuentro excitante y me produce un orgasmo mucho mejor”. ¡A las mujeres se las ve tan extremadamente sexy en la lencería! Sinceramente, creo que todos los hombres alguna vez en su vida deben pensar en probarse lencería femenina y sentir la sensación que se siente al hacerlo. Las bragas son la parte más cercana a la vagina de la mujer, y el uso de bragas da esta sensación loca que realmente no se puede explicar. Si te gustan las mujeres y sus vaginas no deberías temer ponerte una braga de seda de mujer. ¡Disfruta la lecería femenina! Si usar ropa interior femenina es incorrecto para un hombre, hay cosas mucho peores que podría estar haciendo, como beber en exceso, meterme en líos… Mi consejo es: “Si tienes sentimientos que te hacen vestir con ropa de mujer, hazlo”. La ropa de femenina se siente muy agradable y fresca para usar. No te juzgues con demasiada severidad. No significa que seas menos hombre... en todo caso, te sientes más cómodo y seguro con tu propia sexualidad y masculinidad. Después de todo, SOLO UN HOMBRE ES LO SUFICIENTEMENTE HOMBRE PARA USAR BRAGAS. Un hombre no es gay solo porque le guste usar bragas de mujer. ¡Es solo ropa y todos deberían usar lo que les guste! ¡Usar falda es muy relajante, confortable y cómodo, especialmente durante el verano, en lugar de un traje de oficina con corbata! Esa ha sido mi experiencia hasta ahora como “hombre que usa lencería”. Ahora y siempre estoy y estaré usando un sujetador, braga… Me siento bien conmigo mismo y quiero que todos lo sepan. Me enorgullece decir que disfruto disfrazándome de chica y no tengo intención de detenerme. ¡No quiero que nadie me juzge! La ropa masculina es de algodón y aburrida. A mí, al contrario, ¡me encanta cualquier cosa hecha de nylon super resbaladizo, pues me hace sentir un deseo tibio, suave, caliente y muy relajante. Muy a menudo me visto completamente con faldas de seda, pantalón, pantimedias y tacones altos. Es ¡fiesta! y una deliciosa sensación. La textura y el flujo de vestidos y camisones son sensuales y agradables sobre la piel. Y también me gusta la sensación de sutil opresión de la cinta del sujetador en el hombro, del corsé en el pecho, de los ligueros y las medias, de las bragas opresoras, del vuelo de la falda, de mis depiladas piernas y cuerpo, de mis maquillajes y perfumes, de un cierto peligro a lo desconocido cuando sales de casa vestida de mujer, a pasear por las noches…

HOMBRE AMANTE DE LA LENCERÍA

marinatvfem@yahoo.es

Tengo 60 años y estoy casado. Llevo muchos años usando ropa interior femenina. Me encanta la sensación del nylon sedoso en mi cuerpo. También duermo con un largo camisón de satén todas las noches. Me siento muy cómodo llevando mi lencería femenina. Tengo una gran colección de lencería: bragas, sujetadores, camisones, corsetes, medias…

También me gusta salir en público vistiendo vestidos, blusas, faldas, etc. En casa, me pongo los camisones de mi mujer todo el tiempo. Me encanta usar ropa interior de nylon y un camisón para dormir, logro siempre el mejor sueño. Muchos días uso ropa interior femenina todo el día. Me encanta la sensación del nylon frotando mi piel. Me encanta usar bragas y sostenes como compañeras de mi feminidad. Me encanta estar desnudo y con ropa de mujer. Disfruto de ellos. Me gusta tocar mis tetas y pezones a través de la licra de mi ropa interior. Me gusta sentir el sujetador suave sin relleno sobre mi pecho y pezones. Me encanta sentirme apretado o esclavizado por las bragas y los tirantes de las medias. Estoy feliz de haber empezado a usar fajas, corsés y medias; disfruto de la comodidad y de la prisión agradable que producen. ¡Todo es tan hermoso!

Cuando tengo una erección con bragas, me masturbo y veo mi semen humedeciendo las bragas, lo que me hace tener una buena erección.

Me han gustado las bragas desde que tengo memoria. Me excito incluso al tocarlas. Ahora mismo llevo un sostén conjuntado con una braga de color rosa. Además, ¡los calzoncillos de hombre no son tan cómodos como las bragas! Cuando me pongo un sostén y una braga me siento emocionado. Soy heterosexual, pero me encanta usar lencería.

En particular, me encanta usar bragas y sostenes de microfibra, especialmente si son ajustados, debajo de mis vestidos, faldas y tops. ¡Son tan suaves y cómodos!

Me encanta cómo me siento dentro de la suave, fresca y sensual ropa interior femenina. Anhelo tener la oportunidad de hacer el amor con mujeres llevando ambos lencería femenina sexy.

Obviamente no sabía en qué me estaba metiendo la primera vez que me puse una braga cuando era niño. Todo empezó al mirar catálogos de lencería femenina de mis hermanas y, entonces vi las bragas, sujetadores, medias, camisones de satén rosado, etc. Sentí curiosidad por ver cómo me sentiría con ese tipo de lencería.

Tras probarme las bragas y camisones de mis hermanas, después de mucho tiempo me inicié en su compra. El primer sostén que me probé fue un sujetador blanco sedoso de Victoria's Secret. Para mi sorpresa, tuve suerte y la banda y las tazas del sujetador me encajaban y apretaban perfectamente. Era una taza A, así que al no tener nada que sostener, las tazas eran al menos lo suficientemente pequeñas como para formar mi “pechito” mientras me frotaba con agrado mis pezones a través del tejido satinado y fresco. Mientras lo usaba, sentía la misma excitación y emoción que cuando me puse las bragas por primera vez. ¡Fue emocionante y me sentí esclavo de ellas para siempre!

Algunas noches, dormía solo con un sujetador y bragas, ya que son muy cómodas y se sienten muy bien.

Sin embargo, no mucho después de que todo esto comenzara, comencé a tener dudas sobre si lo que estaba haciendo estaba bien. Luché contra este problema, ya que estoy seguro de que muchos hombres de los que usan ropa interior también lo hacen. Siendo adolescente y sintiendo que no había nadie a quien pudiera pedir consejo, las cosas empeoraron. Por un lado pensé, esto no está bien. La lencería está hecha para las mujeres. Los chicos no usan ropa femenina. Los tipos que usan ropa femenina no pueden ser exactamente heterosexuales en ningún caso.

Por otro lado pensé, ¿qué hay de malo en usar lencería? Claro que soy un hombre, pero el usarla no me ha hecho menos hombre que lo que soy. Todavía me interesan las mujeres. Resulta que tengo una relación maravillosa y delicada con la lencería femenina. Cada vez que luchaba con mi conciencia por esto, comencé a aprender que tenía que tomar una decisión sobre si mantendría mi aficción por esa hermosa ropa femenina o lo dejaría.

Pensé que hay cosas mucho peores que podría estar haciendo. Durante estos períodos de conflicto, he tirado la ropa interior femenina muchas veces (creyéndome curado). Cada vez que tiraba la ropa interior me sentía estúpido y arrepentido, con fuerza para no volver a caer en esa compulsión por comprarla. Cuando tiraba la ropa interior, pensaba que era un estúpido y me sentía culpable por haberla comprado y tener este fetiche.

Después de tirar la lencería femenina, estaba bien por un tiempo sin tenerla. Entonces, un día veía un escaparate de lencería femenina, una revista, unas bragas colgando… y volvía a querer usar lencería nuevamente. Podría haber mirado para otro lado o haber salido de la habitación, pero quería ver el anuncio, la revista o las chicas de la película con sus bellas fajas y sujetadores… Lo mismo me ocurría con cualquier otro anuncio, revista, escaparate de tienda de lencería que tuviera hermosas bragas, sujetadores, camisones, corsés…

No hace mucho, decidí que no tenía sentido seguir luchando, ya que cada vez que iba sin sin braga, sujetador… más me gustaría volver a ponérmelo. Cuanto más intentaba suprimirlo, más quería usarlo. Al final, decidí seguir con este hábito y volvía a ponerme ropa interior de mujer.

Hoy en día, ya sin ninguna culpa y con total y alegre aceptación “vestir lencería femenina lo encuentro excitante y me produce un orgasmo mucho mejor”. ¡A las mujeres se las ve tan extremadamente sexy en la lencería! Sinceramente, creo que todos los hombres alguna vez en su vida deben pensar en probarse lencería femenina y sentir la sensación que se siente al hacerlo.

Las bragas son la parte más cercana a la vagina de la mujer, y el uso de bragas da esta sensación loca que realmente no se puede explicar. Si te gustan las mujeres y sus vaginas no deberías temer ponerte una braga de seda de mujer. ¡Disfruta la lecería femenina!

Si usar ropa interior femenina es incorrecto para un hombre, hay cosas mucho peores que podría estar haciendo, como beber en exceso, meterme en líos…

Mi consejo es: “Si tienes sentimientos que te hacen vestir con ropa de mujer, hazlo”. La ropa de femenina se siente muy agradable y fresca para usar. No te juzgues con demasiada severidad. No significa que seas menos hombre... en todo caso, te sientes más cómodo y seguro con tu propia sexualidad y masculinidad. Después de todo, SOLO UN HOMBRE ES LO SUFICIENTEMENTE HOMBRE PARA USAR BRAGAS. Un hombre no es gay solo porque le guste usar bragas de mujer. ¡Es solo ropa y todos deberían usar lo que les guste! ¡Usar falda es muy relajante, confortable y cómodo, especialmente durante el verano, en lugar de un traje de oficina con corbata!

Esa ha sido mi experiencia hasta ahora como “hombre que usa lencería”. Ahora y siempre estoy y estaré usando un sujetador, braga… Me siento bien conmigo mismo y quiero que todos lo sepan. Me enorgullece decir que disfruto disfrazándome de chica y no tengo intención de detenerme. ¡No quiero que nadie me juzge!

La ropa masculina es de algodón y aburrida. A mí, al contrario, ¡me encanta cualquier cosa hecha de nylon super resbaladizo, pues me hace sentir un deseo tibio, suave, caliente y muy relajante. Muy a menudo me visto completamente con faldas de seda, pantalón, pantimedias y tacones altos. Es ¡fiesta! y una deliciosa sensación. La textura y el flujo de vestidos y camisones son sensuales y agradables sobre la piel.

Y también me gusta la sensación de sutil opresión de la cinta del sujetador en el hombro, del corsé en el pecho, de los ligueros y las medias, de las bragas opresoras, del vuelo de la falda, de mis depiladas piernas y cuerpo, de mis maquillajes y perfumes, de un cierto peligro a lo desconocido cuando sales de casa vestida de mujer, a pasear por las noches…

Antom2019's avatar
Antom2019 Отправлено 1 год тому назад

Hola no es un juicio lo que voy hacer créeme tan sólo al igual que tú es una confesión,a mi también me gusta me excita el ponerme ropa interior de mujer,bragas de encaje da igual el color de satén de nylon,sentirlo en mí me excita mucho,me provoca una ereccion inmediata al igual que verlo en un hombre,y con las medias corsets etc me pasa lo mismo imagino a una mujer con ello puesto y veo cómo se humeden de mí precum,me encanta masturbarme sintiendo el tacto del nylon en mi cuerpo,solo quería decirte que tenemos sensaciones parecidas,y espero ver algún vídeo más tuyo y de tu esposa también por aquí un saludo.

  • 1